La cultura Aguada (Argentina)

LA ARQUEOLOGÍA DEL NOROESTE ARGENTINO Y LAS CULTURAS
FORMATIVAS DE LA CUENCA DEL TITICACA

El texto de Alberto Rex González, por su parte, analiza el concepto de lo que hoy se entiende por cultura de La Aguada. Este concepto reconoce una trayectoria histórica de más de un siglo: en 1891, Samuel A. Lafone Quevedo dio a conocer un conjunto de piezas de alfarería que hoy atribuimos a La Aguada, e identificó el tema del arte con un dragón o Medusa. Al año siguiente, comenzó a usar el adjetivo draconiano para calificar la representación que aparecía en los vasos de cerámica. Lafone Quevedo, que en 1857 había obtenido un magister artium de la Universidad de Cambridge, intrepretaba las imágenes según los modelos del mundo clásico –el dragón o Medusa– para describir, en realidad, categorías andinas. En otros textos, afirmaba que las piezas eran de carácter ceremonial y que su arte era la expresión de una mitología; en términos de antigüedad, suponía que la alfarería draconiana pertenecía a pueblos que ocuparon las regiones de Andalgalá y Belén (Catamarca) mucho antes de la Conquista.

También conocida como DRACONIANA. Desarrollada en el norte argentino, durante los años 500 y el 800 d.C., La Aguada se extendió por las provincias de Catamarca, San Juan y La Rioja, alcanzando incluso Chile y Bolivia. Muchos estudiosos la vinculan con la CULTURA TIAHUANACO, aunque tampoco se descarta una EVOLUCIÓN ANTERIOR.100_6659

La CULTURA DE LA AGUADA cuenta con detalles distintivos que la convierten en uno de LOS PUEBLOS MÁS ENIGMÁTICOS DEL CONTINENTE AMERICANO.Sus famosos trabajos metalúrgicos que legaron en hermosas placas, en su mayoría de cobre, algunas de las cuales cuentan con aleación de estaño. Allí se observan extraños grabados, que aunque para los arqueólogos y estudiosos cumplen con una función ritual, y de símbolos de poder, para nuestro ojo visor estas ideografías trabajadas en metal ocultan significados más profundos, que invitan a otras lecturas.

placa-quevedo
Placa metálica del Noroeste Argentino proveniente de Andalgalá, provincia de Catamarca, encontrada por el científico Lafone Quevedo a principios del siglo XX. Esta placa pertenece a la cultura Aguada y se remonta al año 700 de nuestra era. Se considera probable que el método de fabricación haya sido el de cera perdida. El material corresponde a un bronce con bajo tenor de estaño. Su tamaño es de 14 por 17 cm aproximadamente, con un espesor de 3 mm. Museo de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de La Plata

Una de las piezas más extraordinarias. La Historia Oficial, declara fue encontrada en “Catamarca, región de Andagalá, por el científico argentino Lafone Quevedo a principios del siglo XX. Se remonta al año 700 de nuestra era. Fue utilizado el método de cera fundida. El material corresponde a un bronce, con bajo tenor de estaño. Su tamaño es de 14 por 17 cm. Aproximadamente, con un espesor de 3 mm. Reposa actualmente en el Museo de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de La Plata”. Se lo conoce como “EL PERSONAJE DE LAS MANOS VACÍAS”. Significado: RITUALÍSTICO.

Fuente: Ciencia Hoy, EL arte del Jaguar

Fuente: Análisis de Micro secuencias narrativas.

Fuente: “Arte precolombino de la Argentina”  filmediciones Valero – Alberto Rex Gonzalez
Fuente: “Arte , estructura y arqueología”  ediciones Nueva Visión- Alberto Rex Gonzalez